Actualizado el 14 de mayo de 2019

Palabras clave
Cooperación, Curaduría, Museos
Autor

Gustavo Marcondes

País

Ecuadorequador-aspect-ratio-276x276

Acción

Institucional

Obra histórica llega a Quito para el aniversario del MuNa con el apoyo de la red de Ibermuseos

Mulatos_Esmeraldas_MUNA

A propósito de la celebración del primer aniversario de reinauguración del Museo Nacional del Ecuador – MuNA, llega a este país por primera vez en más de cuatro siglos el lienzo Los Tres Mulatos de Esmeraldas, pintado por Andrés Sánchez Galque en 1599. Esta obra, que pertenece al depósito del Museo del Prado y está en custodia del Museo de América de Madrid, será exhibida por primera vez en Sudamérica gracias al apoyo de la red de cooperación del Programa Ibermuseos.

Ivette Celi, directora ejecutiva del MuNa (foto), cuenta que las conversaciones con el Museo de América para traer la obra al Ecuador iniciaron en 2017 a través de las reuniones de la mesa técnica de Formación y Capacitación de Ibermuseos, de la cual también participa Ana Azor, entonces subdirectora del Museo de América. “Le propuse que pudiéramos traer esta obra para la reinauguración del MuNa (en mayo de 2018). Lastimosamente esto no fue posible porque la obra estaba itinerando a otros países”, recuerda Ivette, quien es también la representante del Ecuador en el Consejo Intergubernamental de Ibermuseos.

“La oportunidad que tenemos los países de generar redes de cooperación a través del Programa Ibermuseos es fundamental para la circulación de patrimonio museológico. Es muy difícil este tipo de intercambio porque los museos deben entrar dentro de un circuito de circulación de bienes y sobretodo porque las pólizas de seguro son muy altas para el traslado y transporte de bienes, además que se requieren empresas que tengan mucha experiencia en este tipo de manejo para que otros museos en el mundo puedan generar estos préstamos”, explica la directora del MuNa. “Sin el apoyo de Ibermuseos habría sido imposible concretar esta relación.”

El óleo, encargado por el oidor de la Real Audiencia de Quito, Juan del Barrio de Sepúlveda, para el Rey Felipe III, se refiere a uno de los pocos cacicazgos dominados por afrodescendientes que existió en el siglo XVI. El cuadro evidencia el reconocimiento de estos descendientes de esclavos alzados, como gobernadores de una extensa región, con el sometimiento a la Corona española.

“Esta obra para Ecuador es muy importante, no hay estudiante de Ciencias Sociales, no hay docentes de Ciencias Sociales que no la mencionen o que no evidencien su existencia. El Museo Nacional ha querido traer esta obra justamente para comprender el proceso de la construcción de nuestro territorio, y también el contexto histórico de las rutas de comercio entre España y América a través de los virreinatos de Lima y de Nueva España, y como las aperturas de puertos comerciales, como el de la Bahía de San Mateo en Esmeraldas, era tan importante para la Corona Española”, explica Ivette Celi.

Andrés Sánchez Galque era un artista quiteño, indígena, que gracias a su estatus y a su calidad artística, tuvo este pedido del oidor de la Audiencia de Quito. “La historia del arte virreinal americano se va alimentando de todos estos procesos de recuperación de información”, complementa la directora.  El Museo Nacional del Ecuador celebrará el primer aniversario de su reapertura el próximo 18 de mayo, durante el Día Internacional de los Museos.

Está utilizando un navegador obsoleto. Por favor actualice su navegador para ver este sitio correctamente.